Saltear al contenido principal
Músculos: Cómo Cuidarlos Y Mantenerlos Sanos

Músculos: cómo cuidarlos y mantenerlos sanos

En nuestro cuerpo hay más de 600 músculos, nos sirven éstos ayudan a movernos, levantar objetos, pero también ayudan a que la sangre corra por el cuerpo, y que el corazón lata. Otros intervienen en el sistema digestivo. Los llamados músculos esqueléticos, tienen ligamentos que conectan los músculos con los huesos. Cada clase de músculo tiene un tejido propio y muchas pequeñas fibras que les dan elasticidad.

Hay 3 tipos de músculos:

  • Músculo liso,
  • Músculo cardíaco
  • Músculo esquelético
    Los músculos trabajan unos de forma voluntaria y otros lo hacen solos. Nuestro cuerpo se adapta bien cuando practicamos ejercicio físico pudiendo aguantar esfuerzos bastante intensos. Cuando sometemos los músculos a un sobre esfuerzo, estos necesitan más alimento, que les llega a través de la sangre.

Los beneficios del ejercicio físico sobre nuestros músculos, son considerables y repercuten en el tono muscular y el volumen muscular. Los músculos nunca están totalmente relajados, esto es para mantener la postura, el tono muscular es la fuerza que hace cada músculo para mantenernos de pie, sentados, agachados, etc. este proceso es involuntario. Cuando dormimos es cuando los músculos normalmente están más relajados.

Nuestro cuerpo soporta cuando estamos activos cargas y posturas constantemente, si nuestro sistema muscular no tiene un trato correcto puede perjudicarnos con el tiempo. Actualmente, los problemas de espalda son demasiado comunes, y nos afectas especialmente las cervicales y la zona lumbar, muchos de estos problemas tienen su origen en malos hábitos y posturas, y por un bajo tono muscular.

El sistema muscular se encarga de mantener las diferentes partes del cuerpo en su sitio, un buen tono muscular, ayuda al mantenimiento de nuestra estructura corporal, y un buen tono muscular, lo conseguiremos haciendo ejercicio físico. El volumen muscular no es tan importante como el tono, es el tamaño del músculo. Erróneamente asociamos volumen con fuerza y eso no siempre es así.

Algunos consejos sobre los músculos a tener en cuenta:

  • Hay personas obsesionadas con tener los músculos muy desarrollados, solo para lucir y utilizan medios que no son los más adecuados, pudiendo dañar su salud.
  • Hay una gran variedad de ejercicios para mantener un sistema muscular, para trabajar los músculos específicamente es necesario acudir a centros especializados y saber si nosotros estamos capacitados para hacerlo.
  • Los músculos son flexibles, lo que les permite contraerse, y estirarse.

Los estiramientos de los músculos

A los estiramientos no les damos la importancia que realmente tienen y menos aún si no practicamos habitualmente algún deporte. Los estiramientos ayudan y mantienen los músculos en buena forma, que se lesionen por falta de movilidad, alivian tensiones y dolores que pueden llegar a ser crónicos.

Cuando hacemos un estiramiento, hay una deformación que alarga el músculo y cuando acaba el estiramiento el músculo vuelve a su forma inicial sin que haya ningún cambio.

Después de un esfuerzo físico el cuerpo libera ácido láctico a través de los músculos, este se cristaliza y provoca rigidez en sus fibras, los estiramientos evitarán la rigidez y a prevenir posibles lesiones.

No estaría de más convertir los estiramientos en costumbre, estos deben ser lentos y relajados, y nunca han de causar dolor. Un mal estiramiento puede reducir la fuerza y potencia del músculo notando sus molestos efectos durante un buen rato.

El yoga es una actividad que ayuda a estirar todo el cuerpo y aumentar la resistencia muscular, también facilita la relajación y baja el estrés. Los ejercicios de Pilates también nos ayudan a mejorar la flexibilidad, y la fuerza de los músculos.

Sobrecargas y contracturas en músculos

Los músculos que más trabajamos habitualmente son los llamados posturales y son algo más resistente que el resto, aunque también se acortan y sobrecargan con mayor facilidad.

La contractura es una lesión muscular bastante habitual que acorta el músculo y no lo deja volver a su posición normal. Suelen producirse por la edad, enfriamientos, malas posturas, la inactividad, un gran esfuerzo, ello irrita las terminales nerviosas causando neuralgia y dolor.

Cuando estamos en reposo, y especialmente al dormir, hay unas fibras musculares se contraen, eso hace que al levantarnos estemos rígidos y con ganas de estirarnos.

Enfermedades sistema muscular

Las enfermedades del sistema muscular causan muchos problemas que afecta a la movilidad y el funcionamiento de diferentes partes del cuerpo. La lista, desgraciadamente, es muy larga:

  • Desgarro del musculo.
  • Calambres, que afecta a los músculos superficiales.
  • Esguince daña las fibras musculares.
  • Atrofia es la pérdida o mengua del tejido muscular.
  • Hipertrofia es el crecimiento o desarrollo anormal de los músculos.
  • Poliomielitis es producida por un virus que ataca al sistema nervioso central, y ocasiona que los impulsos nerviosos no se transmitan y las extremidades se atrofien.
  • Distrofia muscular, es una enfermedad genética muscular hereditaria que daña las fibras musculares.
  • Parálisis cerebral afecta algunas funciones posturales, el equilibrio y el motor se ven afectados.
  • Fibrodisplasia osificante progresiva es un trastorno congénito muy raro que hace que los tejidos blandos pasan a convertirse en duro como los huesos.
  • Dermatomiositis es una enfermedad autoinmune progresiva de los tejidos conectivos que causa debilidad muscular.
  • La miastenia es una enfermedad crónica autoinmune que causa debilidad muscular y fatiga.
  • Esclerosis lateral amiotrófica es una enfermedad neurodegenerativa grave en la que las neuronas motoras se destruyen, provoca la pérdida de control sobre el movimiento muscular voluntario.
  • La fibromialgia es un trastorno debilitante crónico del músculo. Causa dolor, fatiga, rigidez y otros síntomas.
  • La miotonía hace que los músculos se relajan después de la contracción y la estimulación, impide coger las cosas con fuerza, caminar y dificultad para levantarse después de estar sentado o haber dormido.
  • El síndrome miofascial es un trastorno de dolor muscular crónico, que produce una sensación de ardor alrededor de los puntos sensibles llamados los puntos gatillo.
Volver arriba
Buscar