Saltear al contenido principal
Los Bloqueos Energéticos Y La Sanación Cuántica

Los bloqueos energéticos y la sanación cuántica

¿Qué es un bloqueo energético?

Un bloqueo energético es una forma de energía en la cual fueron grabadas informaciones negativas y destructivas. Se colocan en las líneas energéticas y causa así un atasco en las vías energéticas, meridianos y canales energéticos. Esto sucede a nivel molecular y celular, ya que cada célula es regada de vías energéticas para proveer y eliminar la célula de lo que necesita.

Miremos por ejemplo el amor y el odio, dos poderosas fuerzas. El amor es información positiva, y el odio es lo contrario. Son emociones y sentimientos. El amor es la fuerza creativa, y el odio la fuerza destructiva. Al igual que el amor tiene muchas facetas y colores, también el odio tiene sus matices o sombras. Por ello todos los bloqueos energéticos son tan diferentes y tienen facetas diferentes. Al igual que cada individuo es singular y único, también lo son los bloqueos energéticos.
Lo que bloquea nuestros canales energéticos y meridianos en nuestros campos energéticos no es la energía, sino la información que está grabada en la onda energética. La energía sólo es la portadora de la información, positiva o negativa. Cuanto más fuerte actúa la información grabada en la onda magnética, más fuerte y profundo será el bloqueo energético y la persona entonces enferma. Pueden ocurrir muchas enfermedades diferentes dependiendo de si los bloqueos son ocasionados en el metabolismo, el sistema nervioso central o en el sistema inmunitario.

Si en el cuerpo de la persona ya existen bloqueos kármikos profundos, éste atrae fuertemente como un imán más formas negativas como bloqueos. Todos traemos al nacer bloqueos en forma de información, los cuales, durante y la vida, se pueden manifestar en enfermedades. Esto influye mucho a la persona, provocando que tenga pensamientos negativos, dudas y miedos, y que no esté en equilibrio consigo mismo, ni con su entorno. Y así se forman nuevos bloqueos y enfermedades. La persona además se debilita con su insatisfacción y enferma.

La causa de cada enfermedad es un bloqueo energético. Y la causa de cada bloqueo energético es la información negativa. Si eliminamos la información negativa, y añadimos información positiva, el bloqueo se va. Y si el bloqueo se va, a la enfermedad no lo queda más que dejar el cuerpo, la mente y el espíritu. Puede volver a establecerse la comunicación entre las células y la persona sana.

“La causa de cada enfermedad es un bloqueo energético. Y la causa de cada bloqueo energético es la información negativa. Si eliminamos la información negativa, y añadimos información positiva, el bloqueo se va. “

Miremos un ejemplo, si en el cuerpo se forman miomas, piedras de riñón o quistes, la medicina tradicional opera y quita. Pero al cabo de un tiempo, vuelven y muchas veces en el mismo sitio. Uno no se explica por qué esto pasa, y no queda más remedio que operar de nuevo.

Es fácil, con la operación se fue la enfermedad, pero no la causa de la misma. El bloqueo, la información de la enfermedad, no se puede cortar, por ello la enfermedad se forma de nuevo. Sólo si se elimina la información, es decir, la causa real de la enfermedad, ésta desaparece permanentemente.

Cada cuerpo tiene suficientes reservas para regenerarse solo. La energía, el amor y el pensamiento positivo pueden devolver al cuerpo, al alma y al espíritu la fuerza y la vida. Si estamos sanos en espíritu, cuerpo y alma, podemos llevar una vida armoniosa, pacífica y feliz, llena de salud.

Por ello hay que devolver al cuerpo y al metabolismo la información positiva.

El estrés puede ser un inicio de crear un bloqueo energético, y si no se rompe el círculo vicioso, a la larga puede llegar a formarse una enfermedad, romper relaciones y mucho más.

Imagina un chico que va en coche a ver a su novia. Está feliz. Se para en un semáforo, y ve al conductor de atrás malhumorado. Se tensa y no se da cuenta de que el semáforo se cambia a verde. El conductor de atrás le pita y se enfada. Él se tensa más, le cuesta arrancar, más coches le pitan,… Al final, cuando llega a ver a su novia, su día se ha torcido, y la bronca continúa con ella. Vemos cómo con un incidente aislado y pequeño, uno entra en una espiral de estrés y de malestar que se va complicando por momentos.

Si este chico hubiese elegido, en vez de la bronca, el perdón, la gratitud y la aceptación en el momento en el que vio al conductor de atrás enfadado, con este impulso de energía positiva, pensamientos positivos, la situación no hubiera podido crear ningún bloqueo energético, y tampoco ningún problema de relación y ninguna enfermedad.

Viviendo la vida de esta manera, con perdón, gratitud y aceptación, los bloqueos existentes pueden reducirse y se harán más débiles y pequeños, hasta llegar a la sanación. Se nos ha dado todo ya en la cuna, si enfermamos o no, sólo es una cuestión de aprender a manejar nuestros pensamientos, palabras y actos en la dirección del positivismo para ahorrar crearnos bloqueos energéticos y enfermedades consiguientes.

“El perdón, la gratitud y la aceptación son los tres pilares fundamentales de la salud.”

Volver arriba
Buscar