Saltear al contenido principal
Lesión De Columna

Lesión de columna

La médula espinal contiene los nervios que transportan mensajes entre el cerebro y el cuerpo. La médula pasa a través del cuello y la espalda. Una lesión de la médula espinal es muy grave porque puede causar pérdida del movimiento (parálisis) por debajo del sitio de la lesión.

Causas

Una lesión a la médula espinal puede ser causada por:

  • Herida penetrante o de bala
  • Traumatismo directo en cara, cuello, cabeza, pecho o espalda (por ejemplo, un accidente automovilístico)
  • Accidente al zambullirse en el agua
  • Descarga eléctrica
  • Torcedura extrema de la parte media del cuerpo
  • Aterrizar sobre la cabeza durante una lesión deportiva
  • Caída desde una gran altura

Síntomas

Los síntomas de una lesión de la médula espinal pueden incluir:

  • Cabeza que está en una posición inusual.
  • Entumecimiento u hormigueo que se propaga brazo o pierna abajo.
  • Debilidad.
  • Dificultad para caminar.
  • Parálisis (pérdida del movimiento) de brazos y piernas.
  • Pérdida del control de esfínteres.
  • Shock (piel fría y húmeda, uñas y labios azulados, apariencia aturdida o semiinconsciente).
  • Pérdida de la lucidez mental (pérdida del conocimiento).
  • Rigidez o dolor en el cuello, dolor de cabeza.

Primeros auxilios

Nunca mueva a alguien que usted piense que pueda tener una lesión en la columna, a menos que sea absolutamente necesario. Por ejemplo, si usted necesita sacar a la persona de un automóvil en llamas o ayudarle a respirar.

Mantenga a la persona absolutamente quieta y a salvo hasta que llegue la ayuda médica.

  • Llame al número local de emergencias (como el 911 en los Estados Unidos).
  • Sostenga la cabeza y cuello de la persona lesionada en la misma posición en que los encontró. No intente enderezar el cuello ni tampoco deje que el cuello se doble o se tuerza.
  • No deje que la persona se levante y camine sin ayuda.
    Si la persona no está despierta o no le está respondiendo:
  • Verifique la respiración y la circulación
  • Aplique RCP de ser necesario. No realice respiración boca a boca, haga sólo compresiones pectorales.

No voltee a la persona a menos que esté vomitando o ahogándose con la sangre, o si usted necesita verificar la respiración. Si necesita voltearla:

  • Procure que alguien más le ayude.
  • Una persona se debe ubicar en la parte de la cabeza y la otra a un costado de la persona lesionada.
  • Mantenga la cabeza, el cuello y la espalda de la persona alineadas mientras usted la voltea hacia un lado.

No se debe

  • No doble, tuerza, ni levante la cabeza ni el cuerpo de la persona.
  • No intente mover a la persona antes de que llegue la ayuda médica, a menos que sea absolutamente necesario.
  • No retire el casco ni las almohadillas que se usan en el fútbol americano si se sospecha de una lesión de columna.
Volver arriba
Buscar