Saltear al contenido principal
Historia De La Acupuntura

Historia De La Acupuntura

Acupuntura: la inserción estratégica de finas agujas en puntos de la superficie del cuerpo con el fin de estimular la sanación.

Aunque la acupuntura se practica en toda Asia, Europa y Estados Unidos, su historia comienza en China, donde se desarrolló por primera vez hace miles de años. La primera referencia registrada sobre la acupuntura se encuentra en el antiguo texto chino titulado “Huang Di Nei Jing Su Wen”, también conocido como “Clásico de Medicina Interna- Libro de Preguntas Comunes del Emperador Amarillo”. Los estudios sobre el “Huang Di Nei Jing Su Wen” y el texto complementario “Ling Shu” sugieren que la acupuntura desciende directamente de la práctica médica de la sangría (extracción de sangre), una terapia que se utilizó en todos los sistemas médicos tradicionales desde sus más tempranos comienzos.

Textos inéditos, recuperados en 1975 en una tumba de la dinastía Han Occidental sellada en el 165 BC y probablemente escritos alrededor del 200-220 BC, contienen la primera imagen detallada del sistema vascular de la literatura china. Los canales, vasos, o meridianos eran vistos como estructuras orgánicas llenas de sangre y Qi. Las enfermedades se identificaban determinando los canales cuya trayectoria o curso coincidía con la presentación de dolor o molestia. Se pensaba que con la extracción de sangre desde el canal y del tejido adyacente también se eliminaba el patógeno, el factor o la sustancia causante de la enfermedad.

Si bien los textos Han indican un sistema de vasos de sangre y Qi circulante, las terapias aplicadas a los puntos vitales incluían la sangría, la cauterización, la moxibustión y la aplicación de cataplasmas o pastas calientes a base de hierbas. Algún tiempo después de 165 BC, se descubrió que el Qi podía verse afectado aún cuando un punto en el cuerpo se perforaba sin producir sangre. Es en este momento que la acupuntura se desarrolla como una rama de la medicina china.

Las primeras agujas utilizadas para administrar los efectos terapéuticos de la acupuntura estaban hechas de piedra, en oposición a las agujas de acero inoxidable que se emplean hoy en día. Las piedras afiladas se utilizaban para tratar enfermedades de la piel, tales como forúnculos, abscesos y quistes, para dejar fluir la sangre de forma local o distal. Otros materiales utilizados en los primeros días de la acupuntura incluían hueso, plata, oro y fragmentos de bambú.

En el siglo VI, la acupuntura fue introducida en Corea y Japón, donde se convirtió en parte integral del sistema de salud de cada país. A partir de allí, hizo su camino hacia el sur de la India y hacia países del sudeste asiático como Vietnam. Gracias al efecto positivo en la salud de muchas personas, especialmente los de ascendencia real y de influyente posición política, la acupuntura impactó, exitosamente, todo el continente asiático. No fue sino hasta el siglo XVI, que la acupuntura fue finalmente introducida a Europa.

La acupuntura ha sido utilizada por las comunidades asiáticas inmigrantes en muchas partes del mundo, sin embargo, la misma se ha considerado como una profesión sólo en los últimos 30 años.

La base de la acupuntura se expresa en el aforismo: “Bu tong ze tong, tong ze bu tong”, que significa “flujo libre: no hay dolor; no flujo libre: hay dolor”. En otras palabras, cualquier tipo de dolor representa una obstrucción en el flujo normal de Qi o fuerza vital. La acupuntura mueve el Qi, restaurando el flujo libre. La selección de los puntos se basa en información obtenida a través de cuatro exámenes previos los cuales implican mirar, escuchar, preguntar y palpar. Una de las características únicas de la medicina clínica china es que los cuatro exámenes se actualizan continuamente, incluso dentro de una misma sesión. Después de aplicar las agujas y otras técnicas tales como las ventosas o la moxibustión, un área del cuerpo puede ser palpada de nuevo, para evaluar si la temperatura, la textura, o la sensación de opresión o dolor ha cambiado.

En la acupuntura, las patologías se clasifican de acuerdo a su ubicación y calidad. La ubicación puede ser descrita de acuerdo al canal, órgano, nivel, jiao, elemento de las cinco fases, o sustancias (Qi, sangre, flema, líquido, comida) y si su naturaleza es fija o cambiante en términos de ubicación. Las cualidades son reconocidas como viento, calor, frío, húmedo, seco, lleno o vacío, creciente o menguante yin o yang. La ubicación y la calidad cambian continuamente. En lugar de establecerse un diagnóstico fijo, el encuentro clínico se convierte en círculo interactivo en el cual los siguientes pasos están determinados por los cambios que se van dando en el paciente. La evaluación se convierte en tratamiento y el tratamiento se convierte en evaluación. Un practicante experto tiene un sentido de la dirección que tomará un trastorno en particular por los cambios en la lengua, el pulso, las heces, la orina, la menstruación, el sueño, las mucosas, los niveles de sed, sudor, sensación o dolor, e incluso por cambios emocionales del paciente. Las prescripciones de los puntos de acupuntura se modifican continuamente para ajustarse a la presentación cambiante del paciente. La acupuntura china, moldeada por las filosofías budista y taoísta, se basa en el hecho de que la único constante en la vida es el cambio.

Volver arriba
Buscar