Saltear al contenido principal
HIDROTERAPIA

HIDROTERAPIA

¿Qué es la hidroterapia?

Es el uso del agua con fines terapéuticos, ya sea de forma térmica, mecánica (ejerciendo presión) o química. Se aplica en diversos escenarios como en balnearios, saunas, piscinas termales, o baños y duchas con características específicas. Es una forma de fisioterapia y sirve para los tratamientos de varias enfermedades, lesiones y trastornos.
La hidroterapia se lleva utilizando desde la época de los griegos, que ya aprovechaban sus propiedades con fines médicos y también espirituales. Ha sido usada desde entonces por todo tipo de civilizaciones hasta la nuestra.

Beneficios

Efectos cardiovasculares: mejora la circulación vascular periférica.
Estimula el sistema inmunitario.
Produce alivio muscular en contracturas, lumbalgias o tendinitis.
Reduce el estrés, la ansiedad y ayuda a la recuperación en trastornos depresivos.
Facilita la respiración.

Hidroterapia mecánica

Tipos de hidroterapia

  • Empuje: este tipo de hidroterapia actúa al sumergir el cuerpo en el agua. Ayuda a ejercitar los músculos en personas con movilidad reducida, ya que el peso de una persona en el agua es mucho menor del habitual.
  • Compresión: el agua se aplica con fuerza sobre el cuerpo, creando presión en músculos, venas o nervios. Se utiliza como método de relajación o para tratar las varices.
  • Resistencia hidrodinámica: se utiliza una superficie acuática al realizar ejercicio en lugar de hacerlo en tierra. Sirve para fortalecer músculos.
  • Presión: el agua se aplica a través de duchas o chorros. Sirve para la relajación o la estimulación del sistema nervioso.

Hidroterapia térmica

  • Agua caliente: tiene un efecto predominantemente relajante, pero también sirve como sedante, para relajar el tono muscular, mejorar la circulación sanguínea mediante vasodilatación periférica y como analgésico, aliviando dolores leves.
  • Agua templada: mayormente se usa con efectos sedantes.
  • Agua fría: estimula el sistema circulatorio y aumenta el ritmo cardiaco. También se utiliza como tonificante muscular, como antiinflamatorio y como tratamiento complementario en determinadas patologías psiquiátricas.
  • hidroterapia

Hidroterapia química

Consiste en utilizar el agua junto a sustancias químicas, añadidas o propias del agua, para conseguir un objetivo distinto en el tratamiento. Los tipos de agua que hay son:

  • Agua clorudada: ingerida, estimula las funciones orgánicas. Si además está caliente, produce sedación y relajación muscular.
  • Agua sulfatada: ingerida, tiene efectos laxantes y diuréticos. Aplicada sobre la piel, aporta beneficios a los sistemas respiratorio y locomotor.
  • Agua ferruginosa: para tratar casos de anemia y enfermedades de la piel.
  • Agua sulfurosa: sirve para tratar afecciones articulares y respiratorias o inflamaciones alérgicas.

Contraindicaciones

Hay ciertas personas para las que no están recomendados los tratamientos de hidroterapia, o que deben consultar a un médico antes de someterse a ellos. Las complicaciones a tener en cuenta son:

  • Trastornos cardiovasculares.
  • Hipertensión arterial o hipotensión.
  • Afecciones dermatológicas.
  • Insuficiencia renal.
  • Diabetes.
  • Infecciones de transmisión sexual.
  • También se debe evitar durante la menstruación.

Aplicación de la hidroterapia

Se da principalmente en los spas, centros que utilizan el agua corriente para tratamientos de relax o cuidado personal, pero no terapéuticos. Dependiendo de la exposición del agua se distinguen varias formas.

Baños

Dependiendo de la temperatura del agua pueden servir para combatir distintos problemas. Las temperaturas pueden ser estáticas (caliente o frío) o pueden ir variando (de contraste o ascendente). También hay baños de vapor centrados en tratar problemas respiratorios o reumatismos, o baños de hidromasaje, que utilizan chorros dirigidos a zonas determinadas.

Duchas

Dependiendo de la fuerza, las duchas puedes ser:

De goteo o lluvia: con efectos sedantes o de relajación.
A presión: para la relajación muscular o para aliviar contracturas.
Ducha escocesa de contraste: indicada para la estimulación.

Chorros

Dependiendo de la potencia y temperatura, existen los siguientes tipos:

  • Chorro sin presión con contraste térmico: para tratar dolor o contracturas musculares.
  • Chorros de presión: para contracturas o la estimulación de la circulación.
  • Chorro subacuático: sirve para la relajación muscular, para aliviar contracturas o activar la circulación sanguínea.

Envolturas

Consisten en envolver al paciente en tejidos que han sido tratados con agua. Hay varios tipos:

  • Envoltura húmeda fría: para aliviar fiebres, hematomas o esguinces.
  • Envoltura productora de calor: para tratar insomnio y dolor de cabeza.
  • Envoltura sudorífica: para tratar enfermedades infecciosas.
  • Envoltura húmeda caliente: para tratar reumatismos, rigidez articular o patologías del aparato locomotor.
  • Emplasto: envolturas con añadidos como barro o resinas, que aumentan los efectos terapéuticos del agua.
Volver arriba
Buscar