Saltear al contenido principal

Consejos para hacer yoga en la oficina

Resultado de imagen para hacer yoga en la oficina

El yoga es una disciplina espiritual de relajación que se ha extendido rápidamente en el Perú. Su creciente popularidad en el mundo y su demostrada efectividad en combatir el estrés y mejorar la calidad de vida de las personas.

Pero contra lo que la mayoría de personas pueden creer, para practicar el yoga no es necesario ir a un templo budista, ni siquiera inscribirse en una escuela. El yoga se puede practicar en la comodidad del hogar y hasta en la oficina.

Aquí encontrarás algunos ejercicios que puedes practicar en tu trabajo para recargar energías y que no te tomarán ni diez minutos.

Respiración

Párate junto a tu silla con las piernas y los brazos pegados al cuerpo. Separa las piernas ligeramente e inspira por la nariz, al mismo tiempo que elevas ambos brazos lentamente y expandes el tórax. Luego bájalos, al tiempo que expiras por la boca. El secreto está en sentir el aire recorrer tu cuerpo. Repite este movimiento diez veces.

Relajación del cuello

Realiza movimientos circulares con la cabeza, primero en sentido horario y luego a la inversa. Debes hacer este movimiento lentamente. Luego, mueve la cabeza hacia la derecha y la izquierda. La clave para relajar cuello y nuca al máximo es mantener los hombros bajos y no forzar el cuello.

Estiramiento y cintura

En posición erguida, eleva los brazos hasta que se junten sobre tu cabeza. Cruza tus manos entre los pulgares, de manera que sostengas una mano con la otra. Luego, inclínate hacia la derecha e izquierda suavemente, de manera que sientas que el lado opuesto se estira. Mantén los brazos siempre rectos. Repite diez veces.

Ejercicio del tablista

Separa las piernas ligeramente y extiende ambos brazos hacia los lados, de manera que estén horizontales. Luego, flexiona la pierna derecha e izquierda alternadamente, manteniendo los brazos en posición recta.

Cierre namasté

Cierra los ojos. Trata de imaginar en la oscuridad un punto blanco y mantenlo. Junta las palmas de las manos a la altura del esternón, como rezando. Inspira, al tiempo que subes tus manos juntas hasta la frente. Luego bájalas hasta el pecho y extiéndelas hacia el frente, expirando por la boca. Las palmas de las manos siempre deben estar juntas.

Repite el procedimiento cinco veces.

Con estos sencillos ejercicios de yoga te sentirás revitalizado para continuar tu día. Te recomendamos conversar con tus superiores para sugerir la práctica del yoga como dinámica grupal diaria; será en beneficio de todos.

Volver arriba
Buscar